Saltar al contenido

Los 14 ejemplos de animales diurnos y nocturnos más conocidos

Los 14 animales diurnos más conocidos

Tabla de contenidos

Se entiende por animales diurnos a aquellos animales que realizan su actividad solamente durante el día y durante la noche duermen. Estos animales pertenecen a mamíferos, insectos y reptiles entre otros.

Lista de animales diurnos

Elefante
Ardilla
Mariposa
Abeja
Primates
Halcón
Pato
Jirafa
Pájaro carpintero
Garza
Camaleón
Mantis religiosa
Avestruz
Mosca

Hablemos de los animales diurnos: ejemplos y tipos

La naturaleza es asombrosa y al estudiarla se evidencia que nos proporciona gran diversidad de ejemplos de cómo las especies se han transformado conductual y físicamente para disfrutar a plenitud lo que se les presenta a lo largo de su ciclo de vida, adecuándose y sacando el mayor provecho a las condiciones que los rodean, entre estas, las climáticas y las exigencias para su diario sobrevivir.

Muchos grupos de animales incluyen tanto especies diurnas como nocturnas, y al igual que los humanos, se ha descubierto que la forma en cómo se comportan se debe a que poseen relojes biológicos llamados ritmos circadianos, es decir, patrones físicos, mentales y de actividad de un organismo que se reflejan en ciclos de veinticuatro (24) horas.

Estos son un factor primordial para determinar el comportamiento e indican cuál es su respuesta ante la luz o la oscuridad de su entorno.

Los tipos de aminales diurnos denotan mayor actividad durante el tiempo en el que hay luz, etapa del día en que se encuentran despiertos y activos para satisfacer sus necesidades vitales o energéticas, mientras que en la noche optan por dormir y descansar.

Las adaptaciones físicas que con el tiempo han registrado las diversas familias de animales, facilitan que se les puedan distinguir, y estas, junto a los ritmos circadianos, han permitido establecer dos clases principales:

Los Diurnos: Animales activos durante el día y que en la noche registran un periodo de inactividad, sueño o descanso.

Los Nocturnos: Están activos entre el atardecer y el amanecer y a diferencia de los diurnos tienen los sentidos más desarrollados y sus instintos de supervivencia son más intensos durante la noche, por lo que aprovechan los recursos disponibles cuando se oculta el sol.

Merece la pena mencionar que el factor comunicación ofrece diferencias notorias entre ambas especies de animales. Los nocturnos se comunican principalmente mediante los sonidos, mientras que los diurnos utilizan una combinación de métodos, pero la visión es más vital. En general, el sentido del tacto y del oído esta más desarrollado en los animales nocturnos que en los diurnos.

En el caso de los animales domesticados, estos han amoldado sus ciclos naturales para acomodarse a la vida de sus dueños y otros, como los castores que eran considerados como naturalmente diurnos, se han volcado a ser nocturnos para evitar la depredación excesiva que se registra durante el día.

Animal diurno: características y tipos

De las características de los animales diurnos más destacadas se puede mencionar que su ciclo de vida está influenciado y se alinea en respuesta a una serie de hormonas existentes en su cuerpo, su posición en la cadena alimentaria, y su dieta.

Su naturaleza, en este caso diurna, la han heredado de sus ancestros. La mayoría de ellos son aves, mamíferos, insectos y lagartos.

Este ritmo circadiano que de acuerdo a los científicos está controlado por el citado mecanismo de sincronización interno llamado reloj biológico, se cree que influye en los niveles variables de hormonas que desempeñan un papel importante en el comportamiento.

En los mamíferos, el sistema nervioso central es el reloj que ejerce el control sobre los ritmos diarios fisiológicos y de comportamiento, tales como la alimentación, el sueño, y la vigilia.  Además, también se ha descubierto que existen relojes en los órganos periféricos como el páncreas y el hígado que reaccionan ante señales de tipo sistémicas y que influyen en el ritmo de vida de los animales.

Ambos sistemas, el central y el periférico, son fundamentales para que el organismo realice su función metabólica adecuadamente.

Originalmente, la mayoría de las especies faunísticas eran diurnas, antes de que algunas se adaptaran para prosperar y poder movilizarse durante la noche. También existe otro tipo de animales que se denominan catódicos, y que son activos en momentos intermitentes, tanto de noche como de día.

También se ha demostrado que la temperatura ambiental interviene e incluso transforma a algunos animales nocturnos en diurnos, debido a que es una forma de conservar la energía metabólica.

De acuerdo a resultados encontrados a través de diversas pruebas de laboratorio efectuadas con ratones nocturnos pequeños, se ha comprobado que los animales nocturnos presentan problemas energéticos debido a que son más activos durante la noche, cuando la temperatura ambiental es más baja que durante el día, por lo que pierden mucha energía en forma de calor corporal. Se sometió a estos animales a una combinación de estrés por frío y hambre, y se comprobó que se convirtieron a la diurnalidad mediante el cambio de nicho temporal.

Otro estudio equivalente en el que participaron pequeños mamíferos que suponían un reto energético, demostró que la diurnalidad es más beneficiosa cuando el animal tiene un lugar protegido en el que descansar, lo que reduce la pérdida de calor.

Estas investigaciones concluyeron que los mamíferos nocturnos estudiados alteraron sus patrones de actividad para amoldarse mejor como seres más diurnos al estar energéticamente estresados (a consecuencia de la pérdida de calor y a la restringida alimentación), pero sólo cuando la depredación también es limitada, lo que significa que los riesgos de depredación son menores que el riesgo de congelación o de morir de hambre.

¿Qué actividades hacen los animales diurnos?

Entre las características que definen a las especies que les gusta estar activas entre el amanecer y el atardecer están las siguientes:

1.- La luminosidad influencia en el reloj interno del animal y cambia los patrones de comportamiento.

Primeramente, por sus instintos, y basados en su ritmo biológico interno se sabe que es la luz solar la que los impulsa a activarse y responder debidamente a cualquier estímulo que la naturaleza les proporciona durante el día.

Se evidencia, por ejemplo, en una forma de percepción más desarrollada que la define un sentido de la vista muy desarrollado. Esto se denota a través de las propiedades que tienen los ojos de estos animales que facilitan una excelente adaptación a la luminosidad.

Se contraponen, por ejemplo, las aves nocturnas como el búho, que suelen tener los ojos más grandes que las aves diurnas, como el halcón y las águilas para las que hay más luz disponible y que les permiten identificar incluso un pequeño movimiento de una presa a larga distancia gracias a su visión extremadamente desarrollada.

Los globos oculares más grandes ayudan a las especies nocturnas a hacer llegar a la retina la mayor cantidad de luz posible y así poder moverse sin mayores dificultades.

Además, los animales diurnos no solo ven con claridad en el día, sino que su agudeza visual responde a que poseen células especiales llamadas conos, que, aunque son poco sensibles a la luz, son efectivas con los colores, permitiéndoles distinguir las diversas tonalidades.

Muchos animales diurnos, entre estos algunas aves y mariposas, requieren de esta visión nítida para detectar en su entorno los alimentos y distinguir a sus depredadores y así poder evitarlos en lo posible.

2.- Otros factores

Los animales de luz se caracterizan también porque deambulan, comen, cazan presas y se mezclan a lo largo de la jornada luminosa, y optan en su gran mayoría a descansar por la noche.

La actividad de un animal diurno también depende directamente de otros factores como la temperatura, y la capacidad de obtener alimentos. También influyen la época del año y el riesgo a ser amenazados por los depredadores, por lo que buscan sus alimentos durante el día.

Existen muchos más animales que necesitan estar activos durante el día porque necesitan la luz del sol para sintetizar la vitamina D3 en sus cuerpos, como las tortugas, los reptiles y las serpientes.

Otros animales que en su mayoría son diurnos, son los insectos responsables de la polinización porque la mayoría de las plantas producen sus flores durante el día. Asimismo, gran parte de los herbívoros porque la planta genera más alimento durante la luz del día y por esto lo aprovechan para mantenerse activos.

De igual forma, hay que destacar que muchos animales ectotérmicos son diurnos porque pueden aumentar su temperatura corporal con el calor. Sin embargo, hay muchas excepciones.

Por ejemplo, los reptiles también son ectotérmicos, pero la mayoría de los reptiles, como las serpientes, recogen y almacenan energía durante el día y cazan durante la noche, por lo que se les considera nocturnas.

Ante la inquietud si los animales diurnos hibernan podemos ratificar que algunos duermen por la noche, otros duermen durante el día y algunos animales duermen en climas fríos. Otros entran en hibernación durante el invierno, lo que significa que duermen y se despiertan cuando el tiempo vuelve a ser cálido.

¿Cuáles son animales diurnos?: 20 nombres de animales diurnos

Entre los Tipos de Animales Diurnos o activos a lo largo del día, que es más luminoso, cálido y seco, están los siguientes:

Mamíferos de hábitos diurnos

  1. Ardilla listada (género Spermophilus), excepto la voladora.
  2. Borrego.
  3. Buey Almizclero.
  4. Burro.
  5. Cabra.
  6. Camello.
  7. Chimpancés.
  8. Ciervos.
  9. Delfín.
  10. Elefante.
  11. Facóquero (género Phacochoerus)
  12. Gatos.
  13. Gorila.
  14. Jaguar.
  15. Jirafa.
  16. Llama.
  17. Mandril.
  18. Marmota.
  19. Mono ardilla (género Simiri)
  20. Mono Titi.
  21. Oso de anteojo.
  22. Pato.
  23. Perros en general.
  24. Perro de las praderas (género Cynomys).
  25. Pez Ballesta
  26. Pez Loro.
  27. Pingüino
  28. Primates, aunque hay nocturnos
  29. Tapir

Aves diurnas

  1. Águila Calva.
  2. Avestruz.
  3. Colibríes.
  4. Garza (familia Ardeidae).
  5. Halcón.
  6. Mosca doméstica.
  7. Pájaros cantores.
  8. Pájaro carpintero (familia Picidae).
  9. Pavo real.

Reptiles e Insectos diurnos

  1. Abejas.
  2. Caimán.
  3. Camaleón porque depende de la temperatura corporal para sobrevivir.
  4. Ciertas especies de serpientes como la mamba negra y la cobra real.
  5. Diablo espinoso (lagarto).
  6. Lagartijas.
  7. Mantis religiosa.
  8. Mariposa.
  9.  Monstruo de Gila, lagarto venenoso que habita en América del Norte.
  10.  Ratas (0rden Anural).

 De las especies tanto nocturnas como diurnas que viven en los trópicos se puede resaltar que hay 2 especies de mosquitos que se diferencian notablemente. Ambos transmiten dos graves enfermedades a los humanos.

  • El mosquito Aedes aegypti, portador del dengue, es diurno.
  • El mosquito Anopheles, que transmite la malaria, es nocturno.

¿Cuáles son animales nocturnos?

Entre las características que definen a las especies que prefieren estar activos durante la noche están las siguientes:

Los organismos de los animales nocturnos, han evolucionado para adecuarse con mayor facilidad cuando baja la luminosidad, es decir, durante las horas más oscuras, frescas y húmedas, lapso en el que son más activos, optando por dormir durante la mayor parte del día.

Se valen la puesta del sol para reducir el riesgo de ser cazados por los depredadores, y como durante la noche sus instintos son más fuertes sacan el mayor provecho de los recursos disponibles para sobrevivir.

También sus cuerpos han ido evolucionando para generar menor ruido como el caso de las alas del búho o las patas de los felinos.

Cuentan con células especiales en los ojos para poder la luz que exista en el entorno y aprovechar la quietud para percibir olores y encontrar los alimentos que les proporcionen vida y energía.

Es así como algunas especies nocturnas son daltónicas, pero han desarrollado muy bien otros sentidos como el tacto, su capacidad auditiva y el olfato.

Aparte del búho (Bubo bubo) que es uno de los animales nocturnos por excelencia, se pueden mencionar a los siguientes:

  1. Boa de Tumbes (Boa constrictor longicauda).
  2. Cucarachas (orden Blattodea)
  3. Erizos (familia Erinaceinae) que son animales de hábitos crepusculares que aprovechan la noche para buscar insectos entre la hojarasca.
  4. Gato de las arenas
  5. Gecko leopardo (Eublepharis macularius)
  6.  Koala
  7. Lechuza
  8. Lince Ibérico (Lynux pardinus)
  9. Luciérnaga (familia Lampyridae) que es una excepción en cuanto a pasar desapercibido se refiere.
  10. Mapaches (género Procyon)
  11. Mono nocturno andino (Aotus lemurinus)
  12. Murciélagos (orden Chiroptera)
  13. Pantera nebulosa (Neofelis nebulosa)
  14. Roedores y los pequeños primates
  15. Sapos (familia Bufonidae) que además de ser nocturnos, destacan por salir de sus escondrijos en las noches lluviosas, porque necesitan de una alta humedad ambiental y la aprovechan para respirar por la piel (además de los pulmones).
  16. Zorro común (Vulpes vulpes)

La organización temporal y como viven cada día, destacando tanto el comportamiento como de los procesos fisiológicos, son factores que los distingue y define como animales diurnos y nocturnos.

Por todo esto se concluye que, en cierto modo, los organismos de los animales trabajan en una especie de turnos, lo cual evidencia que el medio ambiente se utiliza en todo momento, facilitándose, por ejemplo, que muchos organismos vivos puedan ocupar una misma área geográfica alternándose en el día y la noche sin registrarse una competencia excesiva o contraproducente por el espacio y los alimentos que allí se encuentren y así colaborar en forma silenciosa al equilibrio del ecosistema y la vida salvaje.

Otros animales